Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Aprendiendo a vivir’

consumo responsableHace ya mucho tiempo que rechacé el consumismo, el consumir solo por tener de muchas cosas y variadas.
Hace ya mucho tiempo que decidí no gastarme el dinero en cosas que no son necesarias para vivir, aunque esto es muy relativo, ya que muchas otras personas lo que para mí no es necesario para vivir para otras sí.
Rechacé comprarme complementos, con tal de tener un bolso para el verano y otro para el invierno, otro de vestir tanto para una estación como para otra (ya tenía bastante), y sustituirlos solo cuando estos se rompieran.
Con tal de tener un cinturón para el pantalón de verano y otro de invierno, que admitiera todas las medidas de trabillas y todas las medidas de cinturas (ya tenía bastante).
Con tal de tener unos pendientes, un anillo y reloj bonito para cundo se va más arreglada, y estos otros tres complementos para diario, (ya me daba por contenta y satisfecha y no aspiraba a nada más).
Con tal de tener unos zapatos para pantalones tanto de verano como de invierno, unos zapatos blancos y negros, con y sin bacón para diario y vestir, unas deportivas para el campo, unas chancletas para la playa o el gimnasio, otras zapatillas para estar por casa de verano y de invierno, unas botas para la montaña (ya tenía bastante), y que decir tiene de las prendas.
Con tal de tener unos pocos vestidos con su chaqueta para el verano, y mis pantalones gruesos al igual que los jerséis (ya tenía bastante), y después de que se rompieran esos y no se pudieran arreglar o se cayeran de viejos, sustituirlos por otros (ya tenía bastante).
Con tal de tener unas pocas braguitas, sujetadores, calcetines de verano e invierno, alguna media negra y carne, dos pijamas y dos camisones, un par de camisetas de invierno (ya me conformo).
(Y me conformo) con una bufanda, unos guantes, un gorro, una chaqueta, un chaquetón y un abrigo, unas botas de agua, un impermeable y un paraguas, (también me conformo) con dos juegos de sabanas, dos mantas, dos toallas de baño y dos de tocador, junto con la de la playa.
(Me conformo también) con un par de chándales, y un par de prendas para llevarlas por casa tanto en verano como en invierno.
(Me conformo) con dos manteles para la mesa y sus servilletas.
¿Por qué necesitamos tanto para vivir?
¿Por qué nos gusta tener tanto para vivir?
¿Por qué nos gusta tener tantos complementos, cambiar y renovar tan a menudo sin tan apenas haberlos usado?
¿Por qué somos tan consumistas?
¿Por qué valoramos tanto el tener y el ser en el sentido negativo de la palabra?
Es culpa de la sociedad, de la vorágine en la que se mueve la sociedad, y nosotros con ella, el supervalor al consumo, al gastar…, a la variedad…, a la cantidad…
Hay un refrán que dice “Tanto tienes tanto vales” y es que los demás también, o todos, contribuimos a ello.
Cuando ven a una persona coherente, responsable y que esta por encima del consumo, !Qué pobrecita!…decimos, ¡Qué rancia! !Siempre con lo mismo! ¡Qué tacaña! ¡No se para que querrá el dinero! ¡Si no se lo gasta ahora no se para cuando lo quiera gastar! !Va a dejar mucha herencia y ser la más rica del cementerio! ¡Ha vivido como una pobre pudiendo haber vivido bien,…¿Y para quién?…¿Y para qué?
Son expresiones o frases que se oyen cuando no te quieres someter a la sociedad de consumo, y te quieres limitar a vivir con lo justo y necesario.
Esas personas, si lo tienen claro, pasaran de lo que oigan y lo que les digan, porque sus convicciones, su sentir, si lo tienen claro, estará por encima de todos los comentarios, de toda la cultura consumista que nos introducen por los ojos y los oídos, a todas las horas en las que abrimos los medios de comunicación. y en las vallas publicitarias.
Y no se es ni más importante, ni se tiene más calidad humana, ni de vida, ni e es más porque se tenga más.
Yo admiro y valoro a las personas que tratan de vivir de acuerdo a otros valores, a otras formas  de vida donde el consumo por el consumo no tiene cabida en sus vidas, en su conciencia y en sus corazones.

Read Full Post »

el tiempo pasaVoy a escribir sobre un tema que me apasionó en su día, por lo que de interesante tuvo para mí.
Es escribir sobre el Ser y el Tiempo a través de cómo lo he vivido y he sentido yo.
El tiempo dicen que no existe, que lo hemos inventado los seres humanos con el objetivo de situarnos en el espacio, en el aquí y el ahora, para orientarnos en hechos y acontecimientos, para establecer nuestro deterioro orgánico y el de la naturaleza.
Hace ya mucho tiempo me surgió la necesidad, la imperiosa necesidad de pasar el rato viviendo y sintiendo el tiempo y su paso, por valorarlo, quería vivir saboreándolo y disfrutando de él.
La mejor manera que vi para ello fue estar sentada en el sofá de mi casa el máximo tiempo posible, sin hacer nada, sin escuchar ni radio, TV, música, Internet, salir… para dedicarme solo y exclusivamente a lo que hacía y que me mantenía en la realidad y en la existencia (trabajar, comprar, hacer la comida, comer, fregar, limpiar la casa, lavar, planchar, asearme, dormir…) para que el tiempo que me quedara libre dedicarlo a una necesidad que me surgió y a la que quería dar respuesta, para que se me pasara más despacio.
Esos momentos se me pasaban tan rápido, que hasta me daba rabia que se acabaran, experimentaba una sensación de dueña de mi vida y de mí como nunca antes lo había experimentado.
No había nada que me preocupara, me molestara, me hiciera daño y ni tan siquiera yo misma con mis pensamientos me lo hacía, solo como funcionaba el mudo, que ya es bastante.
Algunas personas mucho después, cuando se lo comentaba no veían ningún aliciente en ello, porque ellas, claro está, no estaban en la misma tesitura, no comprendían como pude pasar el tiempo así y en eso, a ellas les parecía que era perder el tiempo el no hacer nada.
A mí me parecía que no lo perdía, que mientras lo estaba sintiendo lo estaba disfrutando, saboreando y era feliz, me sentía plena, satisfecha y realizada ya que no me importaba y necesitaba nada más.
Ahora si fuera capaz, si estuviera madura y preparada y por encima de muchas cosas, y capaz de superar los conflictos que se generan producto del aislamiento y la soledad, dentro de la cabeza de uno mismo, me iría con lo mínimo e imprescindible a vivir a algún lugar del planeta, aislada de todo y en conjunción con la naturaleza, formando parte de ella a volver y seguir disfrutando de sentir y experimentar el tiempo y su paso por mi mente.
Pero no puedo olvidarme, evadirme y escapar de la realidad en la que estamos viviendo. Tengo que luchar y comprometerme por una vida mejor para mí y para todos, una vida de paraíso.

Read Full Post »

IMG_0731Estoy haciendo un gran esfuerzo para escribir aquí.
Quizá lo haga porque necesito desahogarme, en un medio y ante personas conocidas o no que me de fuerza y valor.
Estoy haciendo un gran esfuerzo también para no caer y ponerme con los síntomas de mi enfermedad, eso sería horrible y doloroso para mí, y lo quiero evitar a toda costa.
En estos cuatro o casi cinco últimos meses, he sido víctima de un engaño, una estafa, una extorsión, casi en parte, en los últimos días, consentida por mí, y ahora estoy sufriendo las consecuencias de ella.
Hago un esfuerzo muy grande para seguir realizando mi vida, para seguir con el trabajo y trabajando (pues ya casi nada me queda, de una vida de esfuerzos y sacrificios) para seguir lavándome, comiendo, limpiando mí casa, atender mis obligaciones por amor hacia mi madre.
No quiero terminar tomándome las pastillas de la muerte, quiero vivir, aunque ahora me cueste un esfuerzo muy grande, y no haga otra cosa que trabajar (lo mejor que puedo) y comer como un pajarillo, para mantenerme con vida.
Aunque muchas cosas de la vida me parezcan macabras y horripilantes, aunque haya personas sin escrúpulos, sentimientos y corazón hacia los demás vivan y se aprovechen de los demás, sin importarles que esas otras personas a los que están haciendo daño, sean semejantes como ellas.
Esas personas también están limitadas, condicionadas por su cerebro y la trama de este mundo globalizado y organizado para el destrozo desde el poder. Están limitadas y condicionas por las enfermedades que pueden hacer que sufran y /o morir.
Esas personas que necesitan estar cuidadas y atendidas tanto en su casa, en el hospital o en la calle, quizá por mujeres.
¡Que triste me parece todo!
¡Que alguien me ayude, por favor!
Siento esta entrada, quisiera haber podido escribir otra más alegre, positiva y hermosa.
No sé si habré hecho bien o mal al escribir en este medio, al utilizar este medio para desahogarme, ya que sois muchas las personas que nos seguís desde que lo creamos, desde que lo creamos os habéis metido 192.000 visitas.
Eso es fantástico y maravilloso, eso es lo que puedo decir, y por eso en parte vivo, también.
GRACIAS POR LEERME.

Read Full Post »

Ahora que me ha llegado un sufrimiento más intenso que el que se producía en el inconsciente, poco a poco y día adía en el transcurso de los años, por el sufrimiento que estaban padeciendo personas ajenas a mi.
Necesito expresar ese sufrimiento del pasado y el del presente.
Después de trabajar cuatro años en una planta de hospitalización de oncología de adultos, un verano, por razones que no vienen al caso me trasladaron durante tres meses a otro servicio, concretamente a esterilización, al principio no me gustaba, porque lo que me gustaba y siempre había hecho en mi trabajo era estar en plantas de hospitalización cuidando a los enfermos.
Me aburría, me entraba sueño, me parecía que estaba trabajando en una fabrica , y lo pase un poco mal, pero poco a poco y cada día que pasaba iba experimentando como una especie de liberación que la notaba dentro de mi, algo así como una perdida de sufrimiento que tenia metida dentro de mi y que yo no lo sabía , y lo achaqué a no estar en la planta de hospitalización , viviendo, viendo y sintiendo el sufrimiento de los enfermos , que aunque no fueran nada mío a nivel de parentesco, ni de amistad, me di cuenta que lo tenía metido dentro, y el ir a un sitio donde eso no se veía y no se producía , hizo que poco a poco me gustara y fuera a trabajar más a gusto y contenta , y ahora ese sufrimiento lo vuelvo a sentir y lo vuelvo a comprender en los demás, más que antes , cuando su enfermedad les produce dolor físico, y a lo mejor es porque lo esta sufriendo una persona , cercana, unida y muy querida por mi.
Y quería escribirlo, para los que nos leéis supierais lo que nos pasa a la mayoría de los que trabajamos en la sanidad y que tenemos relación con el sufrimiento de los pacientes, aunque visto desde fuera parezca que no nos importa o que no sentimos nada, es imposible, porque aunque no quieras, aunque no te una ningún vínculo con las personas , su dolor se te mete dentro y tarde o temprano lo achacas por muy profesional que sea una .
Yo no puedo soportar ver el sufrimiento de dolor de las personas y reconozco que por muchas medicinas que existen para quitarlo, hay enfermedades que producen un dolor tan espantoso que no hay medicación que lo quite.
Y como dice mi querido padre, que es uno más de los muchos que les pasa, “Eso acobarda” y dan ganas de terminar, para que acabe ese calvario.

Read Full Post »

Hoy voy a escribir sobre una noticia muy triste pero que es necesaria que la escriba, para cerciorar a las personas una certeza de la que somos conscientes pero que los demás no, y lo hemos dicho y lo decimos hasta la saciedad, entre nosotros y hacia nosotros.
Estamos seguros y convencidos, por los datos y las estadísticas de los que están hechos, de que no atentamos contra la vida de los demás por nuestras enfermedades, el que lo hace lo hice por otras causas, este o no enfermo.
El suceso que lo demuestra es que el hijo de una amiga que tenía esquizofrenia, ayer se quito la vida, con un gran dolor para la madre, según me dijo él hizo lo que creía que tenía que hacer.
No sé como lo hizo, no me lo dijo, ni me importa, eso sería morboso.
Lo doloroso es que era muy joven casi un niño, tenía y según ella una gran imaginación y con muchas ganas de vivir por su cuenta, ya lo estaba consiguiendo, pues a través de una fundación había logrado que lo pasaran a compartir un piso con otros enfermos.
Yo d4esde aquí quiero, aunque no lo conocía rendirle un homenaje, porque tenía la misma enfermedad que yo, y porque una vez más demostramos que la mayoría de las veces antes de quitar la vida a nadie, terminamos quitándonos la nuestra.
Y no es porque no sepamos lo que hacemos, si no que puede ser tanto el dolor, la angustia y la desesperación, que no nos merezca la pena vivir.
Y este homenaje también quiero que sirva para rendir mis respetos a todas las personas que conscientemente deciden terminar con su vida, si esta acción obedece a un deseo, serio, maduro meditado y reflexionado, ya que yo soy partidaria de quien no quiere estar en este mundo lo pueda dejar, ya que por el hecho de estar en él y vivo no se tiene por que aceptar ni que la vida sea maravillosa, ni que hay que vivir a toda costa y por la fuerza por el hecho de estar vivo.
Pero cuando alguien lo hace producto de un problema, pero que en el fondo de su corazón ama y valora la vida, eso no me entra en la cabeza y no me parece bien, eso es más triste y brutal.
Mi más sentido pésame a mi amiga por la pérdida de su querido hijo.

Read Full Post »

Poco después de terminar el III Ciclo de Cine y Locura, decidimos celebrarlo planteando una merienda en el parque, y de paso celebraríamos también la legada del verano.
Nos planteamos llevar cada uno de los que fuéramos alguna cosa para comer y beber.
No acudimos todos los socios, algunos por diferentes motivos no pudieron estar, pero los que nos presentamos nos alegramos de vernos y juntarnos con el objetivo de pasar un rato lo más agradable y divertido posible, distendido y sin tener que tratar ni hablar de las acciones que nos llevamos entre manos como asociación.
La temperatura de la tarde fue fabulosa y como era entre semana el sitio que escogimos para asentarnos no estaba masificado.
Nos sentamos sobre la hierva, alrededor de un mantel en el que depositamos las viandas, Alejandra trajo unas cerezas del campo, inmensas y sabrosísimas, y brindamos con sidra, que es lo máximo que nos atrevemos algunos a beber, y brindamos por muchas cosas, cada uno por lo que consideraba importante conseguir o a quien dedicárselo.
El año anterior también estuvimos de merienda, fue la primera que hicimos, en esa ocasión, después de merendar y antes de despedirnos para irnos cada uno a nuestras casas o cosas, estuvimos jugando al trivial, pero solo a contestar las preguntas de las tarjetas. Emilio sabe mucho ya que las contestaba bien casi todas, y adivinar títulos de películas por la escenificación de uno sobre la que había elegido.
Fue muy divertido y este año me quede con las ganas de que la tarde hubiera sido igual que la del año pasado, pero no estuvo mal del todo, porque Emilio trajo a su hijito Diego de dos añitos y que es una monada y nos hizo las delicias teniéndonos embelesados con sus expresiones y actitudes.

Read Full Post »

Este es un escrito que pertenece a José Perruca  Galay, que se preparo y que leyó en el
programa de radio del pasado Domingo 12. En el cuenta (De forma cañera) como le
parece que la sociedad y los medios de comunicación tratan a las personas con
alguna patología de enfermedad mental…

Esta es la opinión y su punto de vista, Ahí va:

Es indignante que los medios de comunicación nos tachen de
criminales, de animales a las personas que tenemos o padecemos algún tipo de
diagnostico de enfermedad mental…

No lo entiendo como la sociedad no avanza y deja que sus
sentimientos salgan a la luz. Me pregunto si esa gente que nos critica tanto es
por desconocimiento.

Los dementes son ellos porque solo ven la parte que les
interesa, estas personas no son comprensibles, se preocupan más cómo va el país
o ven el programa de televisión Sálvame, que es de poca cabeza.

Que piensen que pasaría si a ellos les ocurriera algo
parecido, ¿Cómo se sentirían? La sociedad desconoce y nos teme por falta de información
adecuada.

La sociedad es una tapia de manicomio, no cambia es como el
muro de Berlín, este callo pero las tapias no. ¿Cuánto duraran? Me pregunto…

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: