Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Nuestras cosas’ Category

Las palabrasViniendo para casa iba pensando sobre un tema que me ha parecido interesante y preocupante, tanto como para escribirlo aquí, si es que aquí se pueden escribir los temas preocupantes.
Se trata nada más y nada menos que sobre lo que decimos, el significado que le damos (si es que le damos alguno), lo que queremos decir, (si también caben interpretaciones en lo que decimos) y si los demás entienden de la misma manera que nosotros o captan lo que realmente decimos o queremos decir.
Y lo pensaba porque muchas veces tenemos que hilar muy fino cuando hablamos con los demás.
Primero, tenemos que procurar decir las cosas de tal manera, que el otro cuando las oiga entienda o interprete que queremos decir realmente, para que no se malinterpreten y no haya afectación ni enfados.
He comprobado la diferencia en la forma de decir las cosas los hombres y las mujeres.
Los hombres cuando dicen algo, eso que dicen es lo que quieren decir, hay que tomárselo al pie de la letra y no ver trasfondos en ellos ni interpretaciones, ya que considero que no son tan complejos y complicados como nosotras las mujeres, son más concretos, en las opiniones, y en sus palabras no caben interpretaciones, no hay que buscar tres pies al gato.
Las mujeres sin embargo somos lo contrario, tampoco quiero dar la sensación de que tiro piedras contra nuestro tejado, pero cuando una mujer dice algo, no hay que pensar en eso que dice, si no que es lo que ha querido decir con lo que ha dicho.

Hay veces que se adoptan actitudes por unas razones, y luego los demás interpretan esas posturas, no viendo las razones del que las toma y el por qué, si no la interpretación que ha sentido partiendo de muchas premias, de la opinión que tiene de esa persona, su forma de actuar y pensar en la vida, el tipo de relación afectiva que pudo existir en el pasado y en el tiempo presente con el interlocutor, los cambios que va experimentado el emisor…el tono, el acento, la forma, el modo, el lenguaje no verbal…un sinfín de condicionantes que van a influir en esa interpretación.
Pero sobre todo, y eso es lo malo, casi siempre porque tratamos de proteger, de defender nuestro honor, nuestro amor propio y autoestima e integridad psíquica.
¡Hay que tener tanto cuidado a la hora de decir las cosas!
¡Hay que hilar tan fino!
Hay que procurar que el otro entienda con lo que se ha dicho, lo que se ha querido decir, en caso de que se tenga la sensación de que no ha sido así, para salir bien parado y no dañar al receptor, o que entienda con lo que ha querido decir , lo que ha dicho o viceversa, pero ¿Cómo se está segura de que se ha conseguido ese objetivo?
Muchas veces decimos erróneamente, cuando hablamos con los demás. ¿Entiendes lo que te quiero decir? La misma frase lo dice todo, en esta frase interrogante, esta la prueba de que lo que decimos requiere una interpretación ¿Entiendes lo que te quiero decir con lo que te digo? o ¿Entiendes lo que te digo? ¿Interpretas bien lo que te estoy diciendo? “Lo que digo no es nada malo, y no lo digo para hacerte daño, ni para vanagloriarme”…todas estas frases resumen de una manera sencilla lo que escribo en esta observación, pensamiento o escrito.

Read Full Post »

ActivamentDe nuevo con vosotros, para comunicaros cosas positivas y alegres, y esta vez no me ha costado nada devanarme los sesos.
Y es que este 12 conocí en Madrid a un miembro de una asociación de Cataluña llamada ActivaMent, una asociación creada hace poco, con muchas ganas, ilusión y calidad, tanto humana como a nivel cultural.
Las causas de haberlos conocido ya las comentaremos más adelante. Ellos tienen un blog, el cual lo he enlazado al nuestro con un link.
Me metí en él y me quede sorprendida y admirada de la similitud que tiene con el nuestros en cuanto a estilo, lenguaje y temas…
Es sencillo, utiliza un lenguaje como de andar por casa, comprensible y accesible a cualquier nivel.
Aunque a diferencia de nosotros, no es solo uno el que escribe en él, si no varias personas que en algún momento han tenido y tienen diagnóstico de enfermedad mental.
Os aconsejo que le echéis un vistazo, algunos temas a ver qué os parece, por si os aporta algo, os confirma algunos vuestra opinión en cuanto algunos contenidos u os sentís identificados con ellos, o en caso contrario, también es interesante para saber cómo y por qué piensan otros.
Dentro de poco, como he dicho escribiremos como asociación, para poner al corriente a todo el que lo quiera leer o interese, que es lo que el día 12 nos llevó a Madrid, es algo interesante y para adelantar un poco, diré que si sale bien y podemos llegar el a realizar el proyecto al que llegamos todos, quizá podamos iniciar un compromiso de unificación y de lucha, para impedir que se materialice la reforma del Código Penal, el cual ya se está debatiendo en el Congreso, y que para nosotros supone una regresión a una situación indeseable y peor que la situación que existía antes de la desistucionalización.
¡Ojala que lo podamos y lo lleguemos a conseguir! Sería un hito en la Historia

Read Full Post »

alzheimerEstoy aquí, en casa de mi madre, cuidándola, hoy me ha tocado a mí, tiene Alzheimer, la miro, y a pesar de que aún no esta desorientada sé, por los cursos que he realizado para reciclarme y también subir puntuación en mi trabajo, uno de ellos verso sobre atención Especializada a los Enfermos de Alzheimer, en él nos dijeron que cuando se desorientan, y por mi experiencia, cuando les ha pasado eso a personas ingresadas en la planta donde presto mis servicios, nunca se acuerdan cuando se recuperan y centran, de que han estado desorientados, y lo que han hecho o dicho.
Sin embargo me pongo a pensar y compararlo con mi enfermedad y conmigo (Esquizofrenia) y he llegado a la conclusión que nuestras desorientaciones y nuestras perdidas de cabeza (como vulgarmente de dice), siempre las he vivido, las vivimos, y después de ellas nos acordamos de todo, esa es la diferencia que veo yo con respecto a los enfermos que les pasa eso, a las personas mayores cuando se demencian, a los enfermos de Parkinson y a los más de doscientos tipos de demencias que existen o están clasificadas, aunque tengan unas de otras, para diferenciarlas una sutil característica y diferencia en cada una de ellas.
Y miro a mi madre, y pienso en ella, pienso en que le llegará el día o no, en que ya no razone con coherencia y no pueda regresar a la realidad, y aunque dicen que no se acuerdan de nada, ni sienten nada, yo no lo tengo muy claro, nadie ha podido demostrar de una forma científica lo verídico de esa afirmación, nadie estamos en el interior del cerebro de los demás para ver y comprobar si sienten o no, si sufren o no, no se porque decimos que no sufren, a lo mejor es para sufrir nosotros menos por nuestras personas queridas, a las que les pueda estar o llegue a pasarles algo así.
Dicen que el cariño, el afecto y la ternura es lo único que notan, perciben y agradecen, pero esa teoría perece igual de incierta que la anterior, yo no estoy segura de nada, y quien lo pueda y sepa demostrar que me lo diga ya que a lo mejor necesito saberlo con el interés de saber como proceder tanto con mi madre, con los demás e incluso conmigo misma.

Read Full Post »

E11_CoeducacionCompromisoAnteayer, en la inauguración de una exposición de fotografía llamada “Desvaríos, Sueños imposibles” hechas por personas con diagnóstico mental grave, en un Centro Cívico de la ciudad, me encontré con un antiguo socio, nos saludamos, él muy efusivamente, agradable y sincero, yo creo que también, me alegré de verle y hablar con él.
Me dijo que se mete a ver el blog, y me hizo una observación, o me dio un consejo, me dijo que tenía que escribir cosas más positivas, yo le doy la razón, pero le dije que, cómo iba a escribir escritos más positivos si yo no estaba positiva.
Me imagino que lo diría de cara o pensando fundamentalmente en los que nos leéis y seguís, con el interés de que os aportase algo bueno, agradable, y optimista, para que no leyerais cosas tan tristes, porque quizá, y esto lo pienso yo, os llegue a parecer deprimente y dejéis de abrir Más Allá de la Cordura, quizá para siempre.
Lo pensé y antes de despedirnos le dije que lo próximo que escribiera intentaría que fuese positivo y alegre, sobre todo en honor a él, (qué me imagino que hará esfuerzos, y que a pesar de lo suyo, aparentemente, y de cara a fuera, se muestra agradable, alegre y confiado) y a los que nos seguís.
Y eso es lo que trato de hacer en estos momentos, pensar en algo que me parezca positivo y bonito, sobre todo para dedicárselo a él y a las personas que os metéis en el blog, porque quizá tenga razón, aunque ¿Cómo se puede escribir sobre cosas positivas y agradables cuando dentro de una no se siente así?.
Lo más agradable que puedo escribir es, que ya no tengo esas sensaciones, esos pensamientos continuos, machacones y recurrentes de idea de suicidio. Que ahora puedo decir cuando me preguntan, qué tal estoy, que unos días lo llevo mejor que otros, y eso ya es mucho y es bueno, ya que hace que no me sienta tan mal.
Pero no siento así porque me lo haya propuesto, es algo que se escapa a mi voluntad y mi deseo, es algo que esta así y en mi cabeza, lo cual me alegra porque no sufro tanto, y me imagino que como me siento yo hay muchas otras personas que se sienten, que no será muy diferente y les parara a muchas personas, me refiero a lo de encontrarse unos días bien y otros no tanto.
Eso es lo que puedo decir de positivo y de agradable solo en estos momentos.
Gracias Sigfrido por tu sonrisa y la alegría que muestras, aunque tu procesión vaya por dentro. Eso te honra a los ojos de muchas personas que te valoran y quieren.

Read Full Post »

imagesCA33XNSG¿Por qué nos cuesta tanto tomar conciencia de nuestra situación? ¿Por qué no adoptar una postura, en cuanto a actuar, de cara a mejorar nuestra vida?
¿Sera por la medicación, que nos resta fuerzas, energía y ganas para todo? (sobre todo al que no le han acertado con ella, y la siente mal, o bien porque vive los efectos adversos o secundarios de ellas, o porque esa que le han prescrito no es la adecuada, ni en fármaco, ni en dosis o número de tomas)
O porque es mejor, vivir despreocupados, sin un compromiso, ni una responsabilidad, ni tan siquiera para mejorar la propia vida, a una vida de mejor calidad, de más protagonismo (sobre la propia vida), de más vida. O es mejor vivir como muertos vivientes, en una sociedad que no nos gusta, que nos tiene miedo y nos paraliza.
Hay personas que una vez toman conciencia de lo que pasa a su alrededor, sienten que tiene que tomar una postura hacia su forma de estar en el mundo, de comprometerse, organizarse, asociarse, afiliarse o lo que proceda, junto con otros que están por lo mismo, para dar respuesta a esa necesidad, a esa inquietud, a esa toma de conciencia, porque han reflexionado sobre otra forma de situación que les parece más positiva y humana, y se han lanzado a la aventura de organizarse, para conseguir algún día, si no para ellos, para los del futuro.
Entre nosotras o a nosotras no se lo que nos pasa, que no nos movemos, que no queremos, que no podemos, que no nos solidarizamos y nos abrimos los ojos, nos ayudamos a caminar hacia unos momentos en nuestra vida de compromiso para alcanzar ese objetivo final.
O nos han dicho que no podemos, que no sabemos, ¿O qué?
Siempre pasa lo mismo, tanto en la mente de los sanos, como en las nuestras, es más cómodo, más fácil, menos complicado que otros tomen postura y lo hagan por y para nosotros.
¿Qué somos? ¿Vegetales? ¿No existimos para nadie? ¿Solo existimos para nosotros y nuestro estado, nuestro mal estado?
He reflexionado sobre este aspecto de nosotros, a partir de la poca participación de las personas diagnosticadas de enfermedades mentales, en nuestra liberación, en nuestra lucha, porque nos vean, traten y relacionen los demás con nosotras y a la inversa, consideración y respeto, y no con disminución de nuestras capacidades y a los que hay que observar, temer y protegerse.

Read Full Post »

MiedoSiguiendo con el tema anterior, he encontrado un trozo de texto de una novela de Isaac Rosa titulada “El país del miedo” que me conforta y tranquiliza, ya que el miedo también es necesario en nuestras vidas

Aprendemos a tener miedo. Existe toda una pedagogía que desde el nacimiento nos enseña a qué debemos temer. Hay miedos heredados, claro, inscritos en la información genética tras milenios de evolución, como los polluelos que al salir del cascarón ya saben distinguir el graznido de alerta, o los renacuajos que reconocen y evitan el hábitat de su predador antes de haber sufrido su ataque. En efecto, hay temores que parecen innatos, por ejemplo la oscuridad, un ruido fuerte, una luz cegadora, un rostro furioso que provoca el llanto de un bebé.
Hay otros de transmisión cultural, asimilados, como memes que todos compartimos, que a todos inquietan por igual: ser encerrados, nadar en aguas profundas, ciertos animales de mala reputación, algunos insectos y reptiles, y muchos de los lugares del miedo en la ciudad y en el campo. Hay miedos atávicos, históricos, que acompañan al hombre desde hace milenios. Hay cosas que ya no dan miedo, que lo dieron antes, a generaciones pasadas. Hay miedos nuevos, aunque tan arraigados que parecen haber estado siempre ahí. Pero la mayor parte de nuestros miedos, aquellos que nos acompañarán de por vida, son el resultado de un proceso educativo, los aprendemos.
Tales enseñanzas, que en la infancia tienen un sentido instructivo a modo de lección a seguir, perviven en la edad adulta, adaptadas. La desconfianza ante los desconocidos, el miedo al extraño, al mundo exterior como una amenaza, no desaparece jamás, y las calles oscuras nos devuelven siempre a aquel bosque con lobo, de la misma forma que el último pederasta, el secuestrador de niños, es la enésima reencarnación del ogro que recorre las aldeas raptando chiquillos para luego devorarlos en su cueva.
Según crecemos, la educación del miedo continua, aunque los materiales empleados serán otros: todo tipo de historia reales o ficticias, que escucharemos, leeremos o veremos a lo largo de nuestra vida; noticias, relatos personales, ficciones literarias y cinematográficas, rumores, leyendas o pesadillas, que harán más grande el edificio de nuestro temor, pues cada nuevo ladrillo se coloca sobre los anteriores, los miedos son acumulativos, los viejos nunca desaparecen.

Read Full Post »

Mis miedos

MiedosCuando he tenido recaídas de mi enfermedad se me han agudizado los miedos, algunos permanentes, otros puntuales, cíclicos, algunos intensos, otros leves, pero ¿A qué, a quién?
A las noches, a la violencia, a la calle, a los violentos en un lugar destacado, miedo a los resentidos, a los desesperados, a ser madre…
El mío no es un miedo paralizante, no me encierra en casa, no me condiciona la vida, pero se activa ante determinados estímulos, lugares, situaciones, tipos humanos, miradas, comportamientos, noticias o relatos que hacen que mi miedo abandone su habitual condición de rescoldo, de ceniza humeante, y prenda con fuerza, como relámpago unas veces, como llama abrasadora otras.
Y sobre todo, y tal vez esto sea lo peor, el mío es un miedo consciente, propio de quien es capaz de pensar su propio miedo, analizarlo, cuestionarlo incluso y si embargo temo.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: