Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 15/11/12

Mi opinión sobre los profesionales de la salud mental es bastante negativa, aunque se qué hay de todo, como en botica, pienso que por lo general, la mayoría no tiene muy en cuenta, ni escucha, no valora lo que el paciente dice y le plantea.
En la consulta del psiquiatra, por lo general, se limita a preguntar qué tal vas, pero sin darte opción a extenderte mucho e indagar en el por qué de tu estado o las causas de tus zozobras.
Solo y todo lo enfoca de cara a ajustar la medicación, que parece ser su único cometido, función o tarea, y a mí me parece que es una pobreza de función y tarea.
Yo recuerdo una ocasión, en mi primer trato o experiencia con los psiquiatras, sin saber que era lo que me pasaba y que era, que estaba enferma, en urgencias de un hospital, a la que casi a la fuerza, pues tuvo que intervenir la policía, para casi obligarles a que me hicieran caso y donde me dejaron toda la noche en observación, a la espera de que por la mañana la psiquiatra de turno me viniera a ver y valorar.
Llevaba, pienso yo, tanta rabia por haber tenido que estar allí en urgencias en contra de la voluntad del psiquiatra de guardia, que me hacía preguntas con tal mal genio, tono y mala leche, que yo entre que no estaba bien y desvariaba, también la contestaba mal y con mal genio, más o menos, como veía que ella me hablaba a mí, entonces fue cuando decidió ingresarme.
Y cuando por fin en planta tuve la oportunidad de contarle al psiquiatra que me asignaron todo lo que había vivido, visto, sentido y pasado, fue cuando me diagnostico, sin decirme ni el diagnostico ni nada, solo me dijo, que eso que le había contado a él no se lo contara a nadie porque pensarían que estaba loca, y luego más tarde me tuve que enterar, a pesar de cuando fui dada de alta y seguir yendo a las consultas externas y medicándome, por un psiquiatra particular, de mi diagnostico, por cierto que aunque pagué a ese psiquiatra y nos lo recomendaron como una eminencia , me pareció un carcamal, una persona con una mentalidad reaccionaria y fascista, ya que no entendió y comprendió, que todo lo que me había pasado fue producto de mi enfermedad, y me hecho la bronca como si lo hubiera hecho o pasado una persona sin, y bajo los efectos de ninguna enfermedad.
Cuando tenía que haber sabido como profesional que cuando nos ponemos enfermos, vemos, hacemos y nos comportamos, no como queremos o nos gustaría, si no como quiere nuestro cerebro.
Hacia el resto de los profesionales pienso que los psicólogos están un poco mejor preparados para, si quieren, ayudarte, pues algunos son buenos profesionales, se toman su trabajo enserio y saben cómo hacerlo, pero no todos, la verdad y no para poder curarte tu enfermedad.
Y las enfermeras especializadas en Salud mental, es una pena que se tengan que especializar y preparar tanto para desarrollar esa especialidad, para tan poco cometido, y solo para trabajar en los centros de salud donde hay Salud Mental, no para trabajar en la hospitalización, haciendo, porque lo he descubierto un papel que se limita a cumplir tramites vanos y burocráticos.
En cuanto al personal que trabaja en el hospital, tanto enfermeras, como auxiliares y celadores, aunque se salve alguno, la mayoría nos tienen miedo y nos desprecian y desprecian nuestras enfermedades, porque no las entienden ni las comprenden ni se forman para ellas y saber cómo actuar, ni con cursos ni tienen interés de saber y conocer las características de las enfermedades y cómo comportarse con nosotros.
Partiendo de eso, a la mayoría de la gente que trabaja en la hospitalización de psiquiatría, solo le gusta estar en esa planta, porque dentro de las del hospital es una de las especialidades donde menos carga de trabajo hay, ya que se limitan a dar fuego para encender los cigarrillos, atender las demandas de los enfermos detrás del mostrador del control, asegurarse de que nos tomamos la medicación, y si alguno resultamos algo molestos y no las vamos a dejar tranquilas a atarnos de pies y/o manos en la cama, ya que la mayoría de las veces las auxiliares ni siquiera tienen que hacer las camas, pues las hacemos nosotros mismos, dicen que como terapia, y yo digo que por comodidad y vagancia de ellas .
Y lo digo por experiencia como paciente ingresada y como profesional en el hospital, y en el que he hablado con trabajadoras de la planta de psiquiatría, en el que trabajo sin que ellas supieran que soy una afectada.
En resumidas cuentas, salvo excepciones, por lo general, no tengo buen concepto de la forma de trabajar de los profesionales de la Salud Mental.
Pienso primero, que los psiquiatras deberían escuchar, tener en cuenta y hacer caso a lo que el enfermos les decimos , de cómo nos sentimos, qué necesitamos, cómo nos sienta la medicación, necesidad de cambio de alguna, reducción de dosis, del porque , ya que somos nosotros los que sentimos las cosas y nos repercuten, y somos los que más capacitados estamos para saber lo que nos sienta bien o mal y lo que nos hace estar un poco mejor, no por intereses de las ganancias que les aportan a ellos los laboratorios, si tratan con unas medicaciones determinadas.
Algunos, con algún paciente, hasta han llegado a decir que tiran la toalla, porque ya no saben qué hacer, y para eso tantos años de estudios y de prácticas, para reconocer que no saben cómo realizar su trabajo, o que no saben dar respuesta y salida al problema de un enfermo.
Pues si no podemos confiar en su profesionalidad, su especialidad, entonces en quien tenemos que hacerlo.

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: